Новости Энциклопедия переводчика Блоги Авторский дневник Форум Работа

Декларация Поиск О нас пишут Награды Читальня Конкурсы Опросы








ГП-цитатник

Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Модератор: LyoSHICK

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение LyoSHICK » Пн июн 04, 2012 22:02

Лёнька писал(а):Да, оказывается, что уже переведена.

А когда это нас останавливало?
Аватара пользователя
LyoSHICK
Стажёр
 
Сообщения: 8807
Зарегистрирован: Чт сен 14, 2006 11:57
Откуда: Москва





Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Лёнька » Пн июн 04, 2012 22:30

Перевели с английского :shock:
То я и не понял, почему " Aquel finísimo polvillo" как "Тончайшая пыльца" переведено :lol:

"Пер. с англ. С. Сухарева"
Лёнька

 
Сообщения: 380
Зарегистрирован: Пт июл 08, 2011 04:35
Откуда: Испания
Язык(-и): A: русск. В: исп.

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Wladimir » Вт июн 05, 2012 10:29

Лёнька писал(а):Перевели с английского :shock:

"Пер. с англ. С. Сухарева"

То есть сначала перевели с испанского на английский, а затем наши перевели с английского на русский?
:shock:
Зачем так сложно? Попросили бы нас, мы бы дали несколько замечательных переводов на выбор.
:-)
"Не ослепляйся своим знанием... И совет держать позором не считай, советуйся с мудрыми старцами и искренними друзьями".
"Кабус-намэ".
Аватара пользователя
Wladimir
Любитель
 
Сообщения: 4832
Зарегистрирован: Пт дек 09, 2005 12:28
Язык(-и): esp-rus

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Wladimir » Вт июн 05, 2012 10:37

Лёнька писал(а): То я и не понял, почему " Aquel finísimo polvillo" как "Тончайшая пыльца" переведено :lol:

Я как-то читал по-испански, а потом по-русски роман Варгаса Льосы” Похождения дрянной девчонки”. Перевод в целом хороший, но в одной фразе написано что-то вроде того, что в отрядах народно-освободительной армии Китая была железная дисциплина, и за простое пользование пудрой расстреливали. Я удивился, посмотрел оригинал там написано, что за “un polvo” расстреливали.
Не везёт этой “пыльце” в переводах.
:grin:
"Не ослепляйся своим знанием... И совет держать позором не считай, советуйся с мудрыми старцами и искренними друзьями".
"Кабус-намэ".
Аватара пользователя
Wladimir
Любитель
 
Сообщения: 4832
Зарегистрирован: Пт дек 09, 2005 12:28
Язык(-и): esp-rus

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение alumna » Ср июн 06, 2012 00:03

Wladimir писал(а):То есть сначала перевели с испанского на английский, а затем наши перевели с английского на русский?
:shock:
Зачем так сложно? Попросили бы нас, мы бы дали несколько замечательных переводов на выбор.
:-)

:grin: :mrgreen:
человек человеку волк, а зомби зомби зомби (c)
(-(-_(-_-(О_о)-_-)_-)-) - живой среди зомби (c)
Аватара пользователя
alumna

 
Сообщения: 397
Зарегистрирован: Чт авг 02, 2007 07:40
Откуда: Алма-Ата

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Лёнька » Вт июн 12, 2012 22:39

Посмотрел немного сам текст Сухарева-Tusset и сразу зацепился на "Дюймовочка". Как от Josefina - Fina - Фина переводчики пришли к Дюймовочке? :shock: Загадка

Я тут взял ещё "El palomo cojo" de Eduardo Mendicutti ( Cádiz). По этой книге в 1995 году был снят фильм

http://www.youtube.com/watch?v=flVCxiAxuPU
Лёнька

 
Сообщения: 380
Зарегистрирован: Пт июл 08, 2011 04:35
Откуда: Испания
Язык(-и): A: русск. В: исп.

Сообщение Solitaria » Вс июн 17, 2012 09:52

Люди, я умерла??? :shock: :shock: :shock:
Как я могла выпасть почти на месяц???

Так, все, ВСЕ! - давайте сюда все отрывки, какие вам кажутся интересными!
Ведьмочка, подтянись к нам, кидай на обсуждение свои нехудожественные, я, к примеру, какому-нибудь культурологическому или киношному тексту была бы очень рада!
Со своей стороны нарыла по сусекам имена, кроме Мариаса и Мендосы (против которых я лично совсем не возражаю), есть еще такие милые зубодробительные товарищи как Julio Llamazares, David Trueba и Luca de Tena, может, их тексты порыть?

Товарищи!!! Голову повинную несу на плаху, просыпайтесь на зрелище! :facepalm: :149: :oops: :grin:
Dios dijo hermanos, pero no primos
Мыши плакали, кололись, но продолжали жрать кактус...
Аватара пользователя
Solitaria
Hada Cinemaniática
 
Сообщения: 2842
Зарегистрирован: Ср окт 26, 2005 20:24
Откуда: Москва

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Wladimir » Вс июн 17, 2012 14:36

Solitaria писал(а):Товарищи!!! Голову повинную несу на плаху, просыпайтесь на зрелище!
:facepalm: :149: :oops: :grin:

Solitaria, представил Вас с головой в руках, идущую к лобному месту, и захотелось закричать :“Немедленно поставьте голову на место!”
Она (Ваша голова), в частности, и Вы, в целом, нам ещё пригодитесь.
:-)
Мы же понимаем, что если Вы столько времени отсутствовали, то наверняка на то были веские причины. Так что с нетерпением ждём Ваших новых предложений.
"Не ослепляйся своим знанием... И совет держать позором не считай, советуйся с мудрыми старцами и искренними друзьями".
"Кабус-намэ".
Аватара пользователя
Wladimir
Любитель
 
Сообщения: 4832
Зарегистрирован: Пт дек 09, 2005 12:28
Язык(-и): esp-rus

Сообщение Solitaria » Пн июн 18, 2012 19:46

2 Wladimir
Спасибо Вам за добрые слова! :grin:
Пошла изучать ссыли, нарытые и заброшенные в закладки. Есть пара задумок, в ближайшие дни постараюсь предоставить отрывки на выбор. Если кто найдет что-то интересное от вышеозвученных авторов, или предложит что-то свое - бьенвенида! 8-)
Dios dijo hermanos, pero no primos
Мыши плакали, кололись, но продолжали жрать кактус...
Аватара пользователя
Solitaria
Hada Cinemaniática
 
Сообщения: 2842
Зарегистрирован: Ср окт 26, 2005 20:24
Откуда: Москва

Сообщение Solitaria » Пт июн 22, 2012 20:46

Дамы и господа, пока не порезанные на куски отрывки из пары текстов. Усекновение (пардон :grin: ) можем провести по факту выбора. Ваше мнение?

Завтра постараюсь выложить еще парочку текстов, полегче и повеселее :grin:

Antonio Orejudo
Un momento de descanso


Aparece un fantasma

Me encontré con Arturo Cifuentes en junio de 2009. Yo estaba firmando ejemplares en la Feria del Libro de Madrid cuando apareció en la caseta de la editorial. Dice uhhh, uhhh, soy un fantasma del pasado que viene a perturbar el presente. Lo reconocí de inmediato. Estaba igual, o esa impresión me dio vestido con sus habituales tejanos negros
y la americana de siempre. Digo ¡Cifuentes!Y salí de la caseta a darle un abrazo. Tenía algo menos de pelo, pero apenas había engordado. Dice soy un fantasma, ¿no te doy miedo? Digo no, hombre, no. Cómo me vas a dar miedo, me has dado una alegría. Vaya aparición. Digo ¿qué haces tú aquí? Dice yo vivo aquí, el que vive fuera eres tú. Digo ¿cómo que vives aquí? ¿Te has vuelto de Estados Unidos? Dice sí, hace ya más de un año que volví. Digo ¿y Lib? Digo ¿y Edgar? Dice han pasado muchas cosas, Antonio, muchísimas, desde que nos escribimos por última vez. Algunas
son grotescas, otras escalofriantes y otras..., bueno, otras no te las vas a creer. Hacía diecisiete años que no nos veíamos. Habíamos intentado mantener el contacto por carta, pero al final dejamos de escribirnos. A mí me hubiera apetecido que allí mismo, en aquel momento, Cifuentes me contara todas esas cosas grotescas, escalofriantes e
increíbles que le habían sucedido, pero aquella mañana no podía quedarme con él mucho tiempo. Le propuse que comiéramos juntos al día siguiente en Bartleby, pero Cifuentes se negó en redondo. No se negó a que comiéramos juntos, sino a hacerlo en Bartleby. Estaba harto de hojaldres de puerro al lecho de mariscos con mermelada de plátano caramelizado. La alta cocina se había hecho demasiado accesible al gran público, dijo y soltó una carcajada. Echaba de menos las mollejas y la oreja a la plancha. Dice además mucho refinamiento y mucha metagastronomía pero los de Bartleby ponen Avecrem en la Sopa Joyce. Yo soy alérgico al glutamato y la última vez que estuve allí acabé ingresado en urgencias, así que nada de Bartleby; te propongo Calagüela. Calagüela era una vieja taberna de nuestra juventud
que todavía sigue abierta, por detrás de la Gran Vía, en la calle Desengaño, un nombre muy apropiado para lo que vino después. Allí quedamos, y entre patatas bravas y champiñones a la plancha, Cifuentes me contó que se había divorciado de Lib y que se había venido a Madrid, a la universidad, con un puesto de profesor invitado que tendría que haberse convertido hacía tiempo en una plaza de catedrático. Eso era lo que le habían prometido. Él había renunciado a los
beneficios económicos de dieciséis años de vida profesional en Estados Unidos para instalarse definitivamente
en España. Por el momento –y subrayó varias veces lo de por el momento–, por el momento no se arrepentía.
Aunque la plaza de catedrático estaba tardando demasiado en salir, no se veía cogiendo otra vez un avión y regresando de nuevo a Missouri.
¿Qué iba a hacer él en Missouri? Me extrañó lo de Missouri. Yo no sabía nada de esa mudanza. Los hacía en Manhattan, en un apartamento de la calle Cuarenta y seis. Cifuentes en Rutgers University y Lib, a punto de dar a luz, con una beca posdoctoral en el Hospital de San Peters. Pero, claro, de aquello hacía diecisiete años y en todo aquel tiempo
habían sucedido algunas de las cosas grotescas, escalofriantes e increíbles que me había anunciado el día anterior:
había nacido Edgar y a los dos años le habían detectado una leve minusvalía intelectual causada por
un encadenamiento defectuoso del ADN. Síndrome del cromosoma frágil, se llamaba. Lib había abandonado la hematología y se había centrado en el estudio de aquella enfermedad desconocida. Durante los diez años siguientes no leyó una página que no tuviera que ver con el síndrome. Abrió su propia línea de investigación, publicó infinidad de trabajos, consiguió fondos federales y terminó llamando la atención de laboratorios y universidades. Una de ellas, la Universidad de Missouri, le ofreció un puesto en su prestigioso Departamento de Genética y Biomedicina. Y como los encargados de contratarla la vieron muy poco inclinada a cambiar su apartamento de Nueva York por una casa estilo ranch en el Medio Oeste, pusieron sobre la mesa otro contrato para su marido, tan generoso como el suyo aunque en un departamento menos prestigioso y más oscuro, el Departamento de Spanish. Pero no se mudaron a Missouri sólo por dinero. Aceptaron también porque Missouri representaba una inmejorable oportunidad de ser infelices. Sí, de ser
infelices. Missouri les ofrecía la posibilidad de sufrir, de crearse unos cuantos problemas con el fin de solucionarlos
y eso, cuando surge, hay que aprovecharlo.
La teoría de Cifuentes era que los seres humanos somos máquinas de resolver problemas, que estamos programados
genéticamente para sobrevivir en circunstancias adversas, lo cual es fantástico cuando se vive en las cavernas. Pero hoy, cuando los problemas básicos están solventados y muy poca gente vive en cuevas, ese poderoso mecanismo de resolución se resiste a desaparecer, y tenemos que llevarlo colgando, interfiriendo en nuestra cómoda vida de urbanitas. Los occidentales del siglo XXI no tenemos problemas. Salvo que llamemos problemas a quedarnos sin tóner en la impresora
o sin periódico el domingo por la mañana. Vivimos con relativa placidez hasta que un día la máquina de resolver dificultades, que ha estado todo ese tiempo al ralentí, se pone espontáneamente en funcionamiento. Entonces te entran ganas de escalar el Everest o de mudarte a Missouri. Y se mudaron a Missouri. Cifuentes viajó con Edgar
en coche, circulando aterrados por las autopistas interestatales, el reino de los camioneros, que conducen día y noche bajo los efectos de la cocaína, y durmiendo en moteles de carretera. Hacía mucho tiempo que Cifuentes no dormía con su hijo. Desde que era un niño no había vuelto a verlo desnudo. Le sorprendió que fuera tan peludo y que tuviera un paquete genital tan grande: macroorquidia, se llama esa hipertrofia genital asociada al síndrome. Debería ser obligatorio que padres e hijos compartieran habitación dos o tres veces al año. Descalzarse, mostrar la propia vulnerabilidad, reconocer que se tienen meñiques y uñas que hay que cortar en una postura nada fácil, quitarse la ropa en una habitación desapacible y húmeda, ponerse un pijama grotesco...
¡Cómo los acercaría todo eso! Cuando llegaron a Columbia, la pequeña ciudad de Missouri donde estaba la universidad, el camión de la mudanza acababa de entrar en Cincinnati, y ellos tuvieron que pasar otra noche más en un hotel. Aquella
vez la habitación del Holiday Inn no tenía camas separadas, sino un enorme colchón Queen Size, que no hubo más remedio que compartir. Tumbados uno al lado del otro mientras veían una película de acción en la tele, mantuvieron una prudente distancia y evitaron hacer referencia a la situación. Pero al apagar la luz, Cifuentes empezó a hablar:
–¿Cuántos años tienes, Edgar? ¿Trece?
–Pronto catorce.
–Estaba intentando recordar cuánto tiempo hacía que no dormíamos en la misma cama. ¿Diez? ¿Once años tal vez? Soy consciente de que compartir cama conmigo te produce embarazo; no vayas a creer que no lo sé. Me imagino a mí mismo durmiendo con mi padre, y puedo sentir tu malestar. Pero hubo un día en el que dormir juntos era lo mejor que podía sucedernos. Seguro que no te acuerdas. Tu memoria borra eso; no podrías vivir recordándolo y echándolo de
menos. Dormir en una tienda de campaña, abrigados en el interior de nuestros sacos, era un plan estupendo. Un plan estupendo para los dos. Como Edgar no contestó y como era evidente que se sentía incómodo con aquel repentino ataque de sentimentalidad, Cifuentes optó por cerrar los ojos y dormirse. Se despertó cuando empezaba a clarear, pero no se levantó de inmediato; se quedó un rato boca arriba, oyendo la pesada respiración de Edgar, que dormía a su
lado hecho un ovillo. Tenía el brazo extendido, como si hubiera querido abrazarlo durante el sueño y se hubiese
arrepentido a última hora. Cuando se despertó llovía a mares. Se dieron un chapuzón en la piscina climatizada del hotel, que imitaba unos baños romanos con columnas de mármol sintético; desayunaron un country breakfast y dieron
un paseo por el mall cubierto, donde se encontraba el Holiday Inn. Como a Edgar le encantaba inspeccionar nuevas cadenas de supermercados, entraron en una que no conocían, Snuckers, y aprovecharon para comprar algunas provisiones y productos de limpieza. A Cifuentes le asustó el entusiasmo de su hijo al percibir una vaga posibilidad de compra, y se sintió obligado a ejercer de padre.
–Edgar, lo primero que hay que hacer al entrar en un nuevo supermercado es desenmascarar su retórica, adivinar el criterio de distribución, familiarizarse con las marcas y luchar contra las fuerzas que impelen a comprar. Hay un protocolo de seguridad básico. Primera norma: no entrar jamás con el estómago vacío. Los ambientadores de especias y las combinaciones cromáticas de las secciones de alimentación inciden con virulencia en los sistemas que no han iniciado procesos digestivos. La actividad pancreática anula esos estímulos. Sólo tienes que comer unas galletitas antes de entrar. La megafonía interna también difunde sugerencias subliminales de compra. Por lo tanto, segunda
norma del protocolo de seguridad básico: lleva tu propia música y escúchala con auriculares. Aunque nada es tan efectivo como mantener la tensión durante el proceso de compra y preguntarse de modo consciente dos y hasta tres veces por qué y para qué queremos lo que nuestra mano acaba de alcanzar. Es importante verbalizarlo, oírte a ti mismo la pregunta. ¿Para qué diablos quiero esto? Los compradores compulsivos y los adictos al sexo responden a los mismos estímulos y tienen la misma inflamación del córtex. Parece increíble, pero los supermercados idean estrategias de
excitación sexual para vender sardinas en aceite o salsa de tomate.
–No me lo creo.
–No te lo crees porque no mantienes la conciencia durante el proceso de compra.
–¿Qué es el proceso de compra?
–Hacer la compra.
–¿Y por qué no lo llamas hacer la compra?
–Porque eso no cambia las cosas, Edgar. Mira, dame eso que acabas de alcanzar, ¿qué es?
–Un desincrustador de coffee-maker.
–Tú has cogido un desincrustador de coffee-maker y yo he cogido un limpiador con olor a bosque. Ahora tómate la molestia de analizar la sección de limpieza donde nos encontramos. A la derecha, a la altura de tu mano, están los productos caros e inútiles. Eso lo sabe todo el mundo, te lo enseñarán este año en la High School. Ahí estaba el desincrustador de coffee-maker, ¿verdad? Bien. A la izquierda, el lugar adonde se dirigen por instinto o por reflejo adquirido los clientes contraculturales y los zurdos, los que de algún modo son conscientes de esta manipulación pero desconocen los procedimientos, están los artículos más caros y más inútiles todavía. Los supermercados detestan a ese segmento de clientes, y le tienden trampas como esta.
–¿Y dónde están según tú los productos que se deben
comprar?


Julio Llamazares
Luna de Lobos


Durante todo el día estuve observándolas. Subieron con el sol por el camino de Valgrande, se dispersaron monte arriba buscando entre los brezos el brote de la aliaga y la lavanda y, ahora, de nuevo reagrupadas, duermen bajo la luna en las praderas frescas de Fuente Amarga.
Con las primeras sombras abandoné la cueva y comencé a acercarme. Despacio. Muy despacio. Como un lobo que trata de caer por sorpresa sobre el sueño confiado de un rebaño. Pero, todavía lejos, las yeguas olfatearon mi presencia y se alejaron con un galope inquieto dejando sola a la vacada y despertando en mí de nuevo la oscura sensación de haberme convertido ya en una auténtica alimaña. Una alimaña que se arrastra bajo el peso de la noche para robar una gallina en algún corral dormido o una oveja separada de un rebaño. Una alimaña cuya proximidad asusta a hombres y animales. Una alimaña —¿o acaso podría llamarse de otro modo?— que sólo abandona su guarida cuando la luz del sol no puede dañar ya sus ojos inundados de soledad y de sangre.
Pero, hoy, esta alimaña ha bajado hasta aquí buscando leche. Solamente. Un poco nada más de la leche que inflama las ubres de esas vacas hasta casi reventarlas y que, mañana, cuando los dueños suban a ordeñarlas, ni siquiera echarán en falta.
Primero lleno el cántaro de barro que la mujer de Gildo me dejó la otra noche con aceite junto a las tapias del cementerio de Candamo y, luego, cansado del descenso tortuoso entre los brezos del barranco de Valgrande, me tumbo junto a una de las vacas, sobre la hierba húmeda, para beber directa y largamente de sus tetas como aquella culebra que, un verano ya lejano de mi infancia, entraba por las noches en la cuadra de mi casa y mamaba la leche de las vacas. Todavía recuerdo el terror de mi hermana y el mío, abrazados bajo las mantas, al escuchar los bramidos desolados de las vacas llamando a la culebra la noche en que mi padre descubrió su nido en el pajar y la mató a golpes de aguijada. Mas sé que a mí, cuando me maten, ni siquiera las vacas bramarán llamándome.
Toda la noche la danza milenaria de la hierba y el hierro, el zigzag verdinegro de la muerte ante mis pies y el resplandor solitario de la luna de Illarga. Toda la noche inclinado sobre el prado, con la guadaña en las manos y la metralleta a la espalda, para que, al amanecer, mi familia le encuentre ya segado.
Es mi manera anónima y humilde de devolverles alguna de las muchas noches que, en estos años, les he robado.
De regreso a la cueva, rayando casi el alba, el silencio me sale a recibir hasta la entrada. Ha llenado por completo el pasadizo e invade ya como una niebla sucia las grietas de la peña y las profundidades del piornal.
Antes, cuando Ramiro aún vivía, era fácil ahuyentar su presencia con sólo una mirada o una palabra. Pero, ahora, adueñado otra vez, quizá definitivamente, de este húmedo Julio Llamazares Luna De Lobos agujero donde sólo él habitó desde la noche de los tiempos, ni siquiera la voz puede ya quebrar su equilibrio, el gemido profundo que anida en el fondo del monte y de mi corazón.
Tardé mucho tiempo, sin embargo, en acostumbrarme a él. Me revolvía al principio bajo las mantas incapaz de soportar con mis únicas fuerzas todo el peso de su soledad. Me despertaba de noche sobresaltado por su aliento cercano de animal al acecho. Y muchas veces abandoné la cueva y vagué durante horas por el monte sin rumbo y sin sentido tratando de olvidar la locura de su perfección. Hasta que, poco a poco, hube de admitir que nada podría hacer por evitar su presencia y su compañía. Hasta que, poco a poco, hube de reconocer que él, el silencio, era el único amigo que me quedaba ya.
Hoy es mi mejor aliado en esta larga lucha contra la muerte. Y, como un perro, me sale a recibir, cuando regreso, hasta la entrada de la cueva.
Dejo el cántaro con la leche escondido en el piornal, cubierto con una manta para que no le golpee la luz. Como un poco de pan con cecina y me tumbo vestido, agotado, sobre el jergón.
Afuera, por las crestas de Peña Malera, el sol está ya a punto de estallar.
Despierto cuando todos, ahí abajo, están durmiendo. Es la hora de la siesta y un sol rojo y violento, como de sangre seca, se cuelga sobre el vértice del cielo levantando pirámides de oro por las eras y acorralando a la gente dentro de las casas. Ni un símbolo de vida rompe el orden de las sombras y el silencio: ni un perro por las calles, ni un sonido, ni un temblor tan siquiera de visillos en las ventanas entornadas de las habitaciones donde hombres y mujeres dormirán ahora empapando las sábanas de sudor y de sexo.
Sólo yo, tras los prismáticos, vigilando desde el monte el sueño de los pueblos. Sólo yo, tras los prismáticos, condenado a estar en guardia mientras todos duermen.
Cuando vuelvo de lavarme, traigo el cántaro que anoche dejé en el piornal. Tomo un poco de leche migada con pan viejo —mi hermana amasó la otra semana y me dejó, como siempre, dos hogazas enterradas en el rincón del huerto— y el resto la vierto en latas vacías para que cuaje y fermente. El goteo misterioso de los quesos no tardará en hacer su aparición.
Después, a falta de tabaco y como tantas veces, lío un cigarro con hojas de patata secadas junto al fuego y me siento a la entrada de la cueva a limpiar las armas mientras vigilo.
El valle ha comenzado a despertar y una sucesión interminable de mugidos y portones entreabiertos extiende de nuevo por los pueblos el latido profundo que brevemente interrumpió la siesta. Yuntas de vacas, carros y personas vienen y van por los caminos, acarrean cereal en los sembrados, se afanan en las eras. Todos parecen cegados por el sol y el brillo incandescente del centeno. Todos parecen aún adormecidos por el recuerdo reciente de la siesta y el murmullo áspero y seco de los trillos.
Pero, de vez en cuando, hacen un alto en su trabajo para limpiarse el sudor y el polvo de la paja y, casi sin querer, como en un gesto aprendido, miran al monte buscando entre las urces y los robles mi presencia distante, vigilante y muda. Julio Llamazares Luna De Lobos
Ni un solo instante se olvidan de mí. Nueve años ya persiguiéndome noche y día y continúan mi búsqueda sin cejar un solo instante. No lo harán hasta que me vean tirado en un camino con la boca y los ojos llenos de ortigas.
Esta mañana, cuando volví a la cueva, patrullaban el camino y las calles de La Llánava. Ahora van hacia Ferreras siguiendo la vía.
Cae la tarde, un día más se deshace como escarcha hacia las crestas de Peña Negra, pero los guardias siguen sin olvidarse de mí un solo instante.


Julio Llamazares
Tanta pasión para nada


Somos figuras de una fábula.
jorge luis borges
El espejo y la máscara

Al lector
Mi paisano Antonio Pereira, en mi opinión uno de los mejores autores de cuentos cortos que ha dado nues¬tra literatura última (y, sin lugar a duda ninguna, el más brillante narrador oral al que he tenido la suerte de escu¬char), subtituló uno de sus varios libros, el titulado un tanto forzadamente (por la grafía a la que se vio obligado) Los brazos de la i griega, con la definición ambigua y nada ortodoxa de Doce cuentos y una novela brasileña. Los cuen¬tos eran relatos de treinta o cuarenta páginas, mientras que la llamada novela brasileña era una simple noticia tomada de un periódico paulista en la que se relataba un inciden¬te misterioso en el que aparecían comprometidos la mujer de un general o un coronel y un militar de menor gradua¬ción, pero, parece, de más vitalidad, a los que uno o varios desconocidos habían tiroteado mientras se encontraban en el interior de un coche en un descampado de las afue¬ras de la ciudad. Como sugería Pereira, en esa breve nota periodística estaban contenidos todos los elementos de una novela, que sólo habría que desarrollar.
Con permiso de Pereira, que me lo dará, seguro, desde su sepultura en el cementerio de Villafranca del Bierzo, donde reposa desde hace poco tiempo, repito tan original idea para, sustituyendo el término novela por el de fábula, más acorde con el espíritu del relato con el que se cierra el libro, calificar esta recopilación de cuentos que comprende la mayoría de los que he escrito desde hace años y cuyo título, Tanta pasión para nada, a más de uno le sorprenderá. En una época como ésta, en la que los es¬caparates de las librerías están llenos de libros de autoayuda y de novelas de entretenimiento, quizá parezca un error de bulto perseverar en el nihilismo, por más que sea una seña de identidad poética personal: El río del olvido, En mitad de ninguna parte, En Babia, Nadie escucha...
La recopilación contiene, aparte de la fábula citada (apenas siete líneas mal contadas, pero que se prolongan indefinidamente en el tiempo; de ahí su título concreto: «El día de mañana»), doce relatos de todo tipo, desde los dos escritos a la manera del folletín por entregas —«Los via¬jes del tío Mario» y «Un cuento de encargo»—, ambos escritos para un periódico, a los que se resuelven en unas pocas páginas. Algunos fueron publicados antes, incluso en libro, como «El penalti de Djukic» (en una antología, Cuentos de fútbol, editada por esta misma casa), pero la mayoría lo son por primera vez. Entre ellos, lógicamente, los hay de muy diferentes temas, incluso de intención y construcción opuestas, aunque todos comparten la mis¬ma visión de la vida: mucha pasión... para nada.
Una pasión de la que forma parte el arte de escribir y de contar, que va unido al de leer y al de pensar, y que nos permite seguir viviendo, pese a que conozcamos su inutilidad.
el autor

El penalti de Djukic
Cuando cogió el balón, Djukic se acordó de lo que su mujer le había dicho aquella tarde; parecía como si lo presintiera. Si acaso, le había dicho Ceca, no se te ocurra tirar un penalti.
Como cada domingo, Ceca estaba más preocupada que él. A decir verdad, él nunca se ponía nervioso, o por lo menos no especialmente; era ella la que se ponía ner¬viosa, a veces desde varios días antes del partido. Pero, aquella tarde, su equipo, el Deportivo de La Coruña, en el que jugaba por tercer año consecutivo tras su llegada al fútbol español, se enfrentaba al partido más importante de su historia. Se jugaba a una carta el campeonato que durante toda la temporada había tenido en la mano. Has¬ta seis puntos había llegado a sacarle de ventaja al Barce¬lona, su perseguidor más cercano y persistente, ventaja que había ido perdiendo en los últimos partidos, sin duda por la presión, hasta el extremo de llegar a la última jornada igualados a puntos al frente de la tabla. Aunque al Depor le bastaba con ganar. A igualdad de puntos le daría el tí¬tulo —el primero en toda su historia— su mejor goal ave¬rage particular. Por eso, aquella semana, los jugadores del Deportivo de La Coruña, Djukic incluido, la habían vivi¬do en medio de una gran tensión y, por eso, aquella tarde, cuando su mujer le telefoneó, como todos los días de par¬tido, al hotel de concentración para desearle suerte, le dijo tan preocupada:
—Si acaso, no se te ocurra tirar un penalti.
Cuando Ceca se lo dijo, Djukic (lo recordaba aho¬ra de pronto) se había echado a reír. Le había hecho tanta gracia la cariñosa advertencia de su mujer, siempre tan temerosa, siempre tan preocupada por todo, que se había echado a reír como hacía cuando su madre le decía de pequeño, allá, en Stitar (¡qué lejos quedaba ahora!), que no tirase muy fuerte, no fuese a hacerle daño al portero. Cuando Ceca le dijo lo del penalti, él ni siquiera había pensado en esa posibilidad y, además, Djukic sabía que, en el caso de que se produjera, el encargado de tirar el penalti era Donato. Él sólo tendría que hacerlo en el su¬puesto de que éste no estuviese en condiciones o en el campo (hasta el partido anterior, cuando Bebeto falló su segunda pena máxima en un mes, incluso habría sido el tercero, después de los dos brasileños, en el orden de los lanzadores).
Fue lo primero en lo que pensó cuando, a falta de un minuto para acabar el partido y con el marcador a cero, el árbitro pitó penalti. Hacía dos minutos que en Barce¬lona había acabado el otro partido (con victoria del Bar¬celona) y, en ese instante, éste era el campeón de Liga. En Coruña, mientras tanto, el partido había ido transcurrien¬do sin que el equipo de Djukic, hecho un manojo de nervios, fuese capaz de batir la portería de un Valencia que, por lo que se entregaban y corrían sus jugadores, que no se jugaban nada en aquel envite, era evidente que había venido primado, y los peores presentimientos de los afi¬cionados deportivistas estaban a punto de consumarse. Lo que los más pesimistas de éstos habían augurado aquellos días: que el Deportivo no tenía mentalidad de campeón, que al final le podría la presión, que la ciudad y toda Ga¬licia sufrirían la peor decepción de su historia deportiva, etcétera, estaba a punto de cumplirse. El Barcelona era ya el campeón de Liga. Quedaba sólo un minuto —más lo que añadiese el árbitro— para que se produjese un milagro.
Y se produjo. Llegó el milagro cuando ya nadie en el campo y en las gradas lo esperaba. En el campo, porque los jugadores del Deportivo, aunque seguían intentándolo de todas las maneras, ya apenas tenían fuerzas para co¬rrer (alguno, incluso, como Bebeto, renqueaba por el cés¬ped con calambres en las piernas) y, en las gradas, porque los aficionados, al principio tan bulliciosos, tan convenci¬dos de la victoria, habían enmudecido, aunque siguieran en sus asientos contemplando impotentes la tragedia que se cernía sobre su equipo. Pero, de repente, un delantero deportivista, quizá Fran, quizá Bebeto (con la tensión del momento y desde su posición en el centro de la defensa, lejos del área valencianista, Djukic no vio quién había sido), se internó decidido en ésta, regateó a un defensor, éste le zancadilleó y, ante el asombro de todos los que seguían el partido tanto en el campo como por la televisión (millones de personas en España y en el mundo), el árbitro pitó penalti.
El campo se vino abajo. Los graderíos de Riazor, el estadio del Deportivo de La Coruña, hasta ese momen¬to mudos, estallaron en un griterío como Djukic no había oído nunca antes; y eso que en su país los aficionados gritaban también lo suyo. A lo lejos, en el área del Valen¬cia, los jugadores valencianistas rodeaban al árbitro pro¬testándole su decisión, pero Djukic sólo oía el inmenso griterío que recorría el estadio de fondo a fondo. ¡Penalti! ¡Era verdad! ¡El árbitro lo había pitado! Algunos jugado¬res del Deportivo se llevaban las manos a la cabeza sin aca¬bar de creerlo del todo. Otros, como Liaño, el portero, se santiguaban agradeciéndole al cielo tamaña benevolencia. Aunque parecía imposible, el milagro se había producido.
Mejor dicho: se podía producir. Porque el árbitro había pitado penalti, pero el penalti había que convertirlo. ¡Y a ver quién era el valiente que lo tiraba en esas circuns¬tancias! Fue justo en ese momento, cuando calibró el envite, cuando Djukic se dio cuenta de que Donato no estaba ya en el campo. Hacía varios minutos que el entre¬nador, Arsenio, le había sustituido jugándose a la deses¬perada la carta de otro delantero. Cuando el entrenador 20
hizo esa sustitución, Djukic ni siquiera se paró a pensar en ello, entregado como estaba, como todos sus compa¬ñeros, a la difícil tarea de levantar el partido —un partido que se les escapaba—, pero ahora se daba cuenta de lo que aquella sustitución suponía: que era él, precisamente él, el señalado para tirar el penalti. De hecho, sus compañeros ya le buscaban con la mirada y, desde el banquillo, todos: Arsenio, el médico, el masajista, hasta los jugadores re¬servas (entre los que divisó a Donato), le hacían gestos, puestos en pie, para que se dirigiera al área valencianista. A Djukic le pareció que todo el estadio se apoyaba de repente sobre él.
Pese a ello, reaccionó con entereza. Aunque nin¬guno tan decisivo como aquél, a lo largo de su carrera ya había vivido muchos momentos difíciles. Como cuando debutó en Primera con el Rad de Belgrado, allá, en su país, o como cuando, con el Deportivo de La Coruña, consiguió el ascenso a la División de Honor en un partido tremendo en el que hubo hasta un incendio en los graderíos, en la que era su primera temporada en el fútbol español. Eso sin contar los que en la otra vida, la de verdad, le había tocado también vivir: el día en que decidió dedicarse al fútbol abandonando el trabajo que tenía entonces y contra la voluntad de su padre, que dejó de hablarle durante un tiempo, o la muerte de su hermano en accidente de coche cuando él ya estaba en el Rad.
Mientras recorría el campo entre el griterío del público y las palabras de ánimo de sus compañeros, que le daban consejos contradictorios: ¡Por la izquierda! ¡A la derecha! ¡A romper! ¡Colócala!..., Yuka, como le llamaban todos, recordó el largo camino que había andado hasta ese momento desde cuando, siendo niño, jugaba en las pra¬deras de su pueblo hasta que fichó por el Deportivo de La Coruña buscando ganar dinero y huyendo de la guerra que asolaba su país. En medio, perdidos entre las brumas de su memoria, quedaban los balones que su padre le pin¬21
chaba para que estudiara en vez de jugar al fútbol (y que él reponía en seguida con las propinas de los domingos), la bicicleta que aquél, a pesar de todo, le fabricó con trozos de otras ya viejas (el padre era chatarrero) para que pudie¬ra ir a entrenar a Šabac, la capital de la provincia, por cuyo equipo, el Mačva, de la Segunda División serbia, había fichado ya, su primera decepción y su abandono del fútbol tras su fracaso inicial en éste, su trabajo como palista en la estación del ferrocarril, que alternaba por las tardes con los entrenamientos del Železničar, el otro equipo de la capital, al que le llevó Milinkovic, un jugador de su pueblo que había jugado en Primera, a cambio precisamente de aquel trabajo, su triunfo en el Železničar y su regreso como profesional al Mačva o, en fin, el primer dinero importan¬te que ganó jugando al fútbol cuando, dos años después, le fichó el Rad de Belgrado: dos millones y medio de pesetas con los que se compró su primer vehículo y acondicionó la casa que su hermano Milosav le había construido para cuando regresara al pueblo. Djukic recordaba aún —aho¬ra con una sonrisa— el viaje a Stitar con Ceca, con la que se acababa de casar hacía muy poco, preguntándose si ten¬drían tiempo de gastar en toda su vida el dinero que aca¬baba de pagarle el tercer club de la capital.
La verdad es que la suya no había sido una carrera fácil. Al contrario que otros futbolistas, desde que empezó en el fútbol, Djukic todo lo había logrado a base de mucho esfuerzo. Aunque siempre —pensaba ahora, mientras se acercaba al área valencianista— había tenido fortuna en los momentos cruciales de su carrera. Parecía como si al¬guien velase por su destino. Si no, ¿cómo se explicaba que siempre hubiese acertado en las decisiones más importan¬tes de su carrera, esas que determinan la vida de un jugador, o que, en los momentos malos, cuando todo se le ponía en contra, algo o alguien le empujaran a seguir hacia ade¬lante? Le pasó cuando Milinkovic le llevó a jugar al Železničar cuando ya había dejado el fútbol o cuando Juan 22 Ballesta, el ayudante de Arsenio en el Deportivo, le fue a buscar a su casa. En este caso, además, el azar ayudó también. Ballesta, por lo que luego le contó éste, había ido a Belgrado para espiar al Estrella Roja y al Partizán (el Deportivo de La Coruña andaba buscando un líbero), pero, como se aburría en la ciudad, solo como estaba en ella, se fue a ver también al Rad, que jugaba sus partidos los sábados por la noche para no coincidir con los de aqué¬llos, que eran los más seguidos por la afición. Ese día, Djukic jugó uno de sus mejores partidos. Es más: tuvo hasta la fortuna de debutar en su equipo como libre (su puesto era el de pivote) en sustitución del titular, que atravesaba un momento de baja forma. Ballesta quedó tan impresionado por su partido que no sólo se olvidó del Estrella Roja y del Partizán, los equipos que había ido a espiar, sino que se quedó dos semanas más en Belgra¬do para seguir observando a Djukic, quien, por supuesto, ignoraba que lo estaba siendo. Lo supo a los pocos días, cuando Ballesta se presentó en el club para ofrecerle fichar por el Deportivo, un club que Djukic oía nombrar por primera vez. De hecho, rechazó al principio la oferta (tenía ya alguna otra de equipos más importantes, como el Paris Saint-Germain francés o el Standard de Lieja belga) e in¬cluso se escondía cuando veía el coche del ojeador español aparcado frente a su casa para no tener que enfrentarse a él. Aunque, al final, acabó aceptando su oferta: quería ganar dinero y las de los equipos grandes no terminaban de concretarse. Si entonces —pensaba Djukic ahora— su buena estrella le iluminó (desde que llegó al Deportivo de La Coruña todo habían sido éxitos), ¿por qué no habría de hacerlo ahora que se enfrentaba al momento de su vida futbolística sin duda más decisivo?
Cuando el árbitro le dio el balón (le miró, por cier¬to, un instante como si le compadeciera), Djukic estaba ya decidido. No tenía, además, otra elección. Podía, cier¬tamente, echarse atrás (otro, en su situación, lo habría 23
hecho) y pasarle la responsabilidad a otro compañero, a Bebeto, por ejemplo, que para algo era la estrella del equipo y el que más dinero cobraba con diferencia, pero Djukic no era de los que se arrugaban fácil. Desde que jugaba en Šabac con quince años tan sólo, era de los juga¬dores que siempre daban la cara. Y, además, sus compañe¬ros no se lo habrían perdonado. Como tampoco —pensó a la vez— le perdonarían el que fallase una pena máxima tan decisiva como era aquélla.
Cogió el balón y lo apretó con las manos, como hacía siempre. Lo hacía para asegurarse de que tenía aire suficiente. Aunque al que le faltaba el aire era a él. Sentía como si el pecho se le cerrase a medida que se acercaba el momento de ejecutar el penalti. A su lado, un compañero le daba todavía algún último consejo (¡Por abajo, junto al palo! ¡Vamos, Yuka!...) y el árbitro le decía lo que siempre dicen los árbitros en esos casos: que no hiciese nada extra¬ño, que no se detuviera a la mitad de su carrera, que espe¬rase a que él pitase antes de lanzar a puerta..., pero él no les oía. Ni siquiera oía ya el griterío del público, que se había ido apagando a medida que el instante decisivo se acerca¬ba. Djukic sólo oía ya el palpitar de su corazón y el zum¬bido entrecortado de su respiración ahogada. Fue la pri¬mera prueba que tuvo de que se había puesto nervioso.
Intentó recobrar la calma. Respiró hondo buscando el aire y sintió cómo éste se le agolpaba dentro del pecho sin conseguir llegar hasta sus pulmones. No podía hacerlo; los tenía bloqueados por completo. Djukic lo volvió a in¬tentar. Posó el balón en el suelo, en el punto señalado para ello, y retrocedió unos pasos. Frente a él, a mitad de ca¬mino entre el balón y la portería, el árbitro le daba ahora las advertencias correspondientes al portero del Valencia (por vez primera Djukic se fijó en él: vestía de rojo y negro y era moreno) e imaginó, para consolarse, que a éste tam¬poco le llegaría el aire en ese momento, porque estaría tan nervioso como él. La suposición no le tranquilizó, pero le 24
sirvió al menos para empezar a pensar un poco. Hasta entonces, había sopesado una por una todas las circuns¬tancias de aquel momento, pero no cómo iba a lanzar la falta.
A veces, en los entrenamientos —recordó Djukic—, él y sus compañeros habían imaginado aquella posibilidad como un juego, como una hipótesis tan imposible que incluso se divertían con esa idea: último minuto de un partido, empate a cero o a goles y el árbitro pita un penal¬ti. ¿Quién lo tira? ¿Y cómo? Djukic y sus compañeros (del Deportivo y de todos los equipos en los que había jugado desde pequeño) lo habían imaginado a menudo, siempre como una hipótesis divertida, pero ahora aquello no era una hipótesis y mucho menos divertida. Ahora, la hipó¬tesis de los entrenamientos se había hecho realidad y en las peores circunstancias en las que podía darse: en el úl¬timo minuto del último partido de una Liga que se dilu¬cidaba precisamente en aquel penalti.
Djukic, en los entrenamientos —recordó entonces también—, era el primero en tirarlos. Le gustaba tirar penaltis porque era la manera que tenía de recordar sus tiempos del Mačva, y antes aún: los de los partidos con los amigos de Stitar, cuando, por su pequeña estatura, jugaba de delantero. Hasta los quince años, de hecho, Djukic era tan pequeño que la gente iba a mirarlo, admi¬rada de ver a aquel chaval que volvía locos a los contrarios pese a que algunos de ellos le sacaban medio cuerpo. Pero, a los dieciséis años, Djukic empezó a crecer (en un año creció veinte centímetros) y los entrenadores comenzaron a retrasarle de posición, primero al centro del campo y fi¬nalmente a la defensa, para aprovechar su altura y su po¬derío físico ante los delanteros contrarios. Pero él siempre prefirió atacar a defender. Le gustaba coger el balón, bien del portero, bien de otro compañero de la defensa, y, con su depurada técnica, cruzar el campo regateando a cuantos adversarios le salían al paso; lo cual le había causado más 25
de una reprimenda de sus entrenadores, que veían con pavor cómo dejaba su puesto desguarnecido (Arsenio, in¬cluso, le prohibió pasar del centro del campo), aunque su natural instinto le llevara a repetir sus arrancadas en cuan¬to se le presentaba la oportunidad. Por eso, le gustaba subir a rematar los córners (a lo que sí estaba autorizado) y, por eso, en los entrenamientos, era el primero en tirar los penaltis. Lo hacía siempre colocado, a la izquierda o a la derecha, intentando engañar a los porteros.
Pero ahora era diferente. Ahora se estaba jugando mucho y no era momento para florituras. Lo mejor era tirar a romper, olvidarse de la técnica y de lo que le decía su madre y pegarle al balón con todas sus fuerzas para asegurar el tiro. Porque, si el balón entraba, nadie se iba a fijar en cuestiones técnicas y, si no, iba a dar igual: la decepción sería tan grande que durante toda su vida se la recordarían. Pero, al menos, nadie podría decirle que el fallo lo había provocado él por querer lucirse en aquel momento.
No le dio tiempo a seguir pensando. De repente, Djukic oyó un silbato y comprendió que había llegado el momento. Frente a él, la mancha azul del portero llenaba toda la portería (que hasta entonces le había parecido in¬mensa: siempre sucedía lo mismo) y a su lado ya no vio a nadie. Sólo otra mancha, la del árbitro, que esperaba a su derecha, negra como una condena. Los demás (los juga¬dores de ambos equipos, el público, hasta los policías y los fotógrafos que hasta ese instante se amontonaban detrás de la portería) habían desaparecido. En el estadio de Ria¬zor —y en el mundo entero— sólo estaban ya él, el árbitro y el portero.
Djukic comenzó a correr sin saber cómo tiraría el penalti. Ya no podía pensar, ya era tarde para todo. Le dio al balón sin mirarlo, como si le pegara al aire (el aire que a él le faltaba), y durante unos segundos miró cómo se alejaba en dirección a la portería, donde la mancha roja del 26
portero comenzaba a desplazarse lentamente. Ni siquiera vio adónde iba el balón; no vio cómo lo paraba. Sólo vio que, de repente, el campo volvió a rugir después de varios segundos mudo y al portero del Valencia, que se había levantado de la hierba como impulsado por un resorte, que comenzaba a correr y a dar saltos de alegría mientras sus compañeros le rodeaban alborozados. ¡Había parado el penalti!
Los compañeros de Djukic tardaron más en hacer lo mismo, pero él ni siquiera llegó a enterarse de ello. Arro¬dillado en el césped, como un boxeador caído, sólo pensaba en huir de allí mientras se repetía a sí mismo, como cuando se mató su hermano, lo que su padre solía decir cuando la vida le golpeaba como a él ahora: tanta pasión para nada.
Dios dijo hermanos, pero no primos
Мыши плакали, кололись, но продолжали жрать кактус...
Аватара пользователя
Solitaria
Hada Cinemaniática
 
Сообщения: 2842
Зарегистрирован: Ср окт 26, 2005 20:24
Откуда: Москва

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение natalia rostovskaya » Пт июн 22, 2012 21:59

Я - за "Пенальти". :grin:
natalia rostovskaya

 
Сообщения: 808
Зарегистрирован: Вт дек 02, 2008 17:58
Язык(-и): исп/порт/рус

Сообщение Solitaria » Пт июн 22, 2012 22:28

Пенальти резать жалко :lol:
Dios dijo hermanos, pero no primos
Мыши плакали, кололись, но продолжали жрать кактус...
Аватара пользователя
Solitaria
Hada Cinemaniática
 
Сообщения: 2842
Зарегистрирован: Ср окт 26, 2005 20:24
Откуда: Москва

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение natalia rostovskaya » Пт июн 22, 2012 22:32

А и не надо резать! :grin:
natalia rostovskaya

 
Сообщения: 808
Зарегистрирован: Вт дек 02, 2008 17:58
Язык(-и): исп/порт/рус

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Di-Metra » Пт июн 22, 2012 22:38

А если не резать сразу, а отрезать по кусочку? Порядок, скажем такой: все участники читают текст полностью, потом переводят по небольшому кусочку в неделю (4 или 3 дня на перевод, 3 или 4 на обсуждение, чтобы все успели высказаться), потом берете следующий. Раза за 4 осилите? Непривычно, да, но нет ничего невозможного. Было бы желание.
Over the hills and far away...
Аватара пользователя
Di-Metra

 
Сообщения: 5599
Зарегистрирован: Ср июн 22, 2005 09:38
Откуда: London, Chiswick
Язык(-и): Англ./румынск./молд.-русский

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение natalia rostovskaya » Пт июн 22, 2012 22:58

Di-Metra, :227:
natalia rostovskaya

 
Сообщения: 808
Зарегистрирован: Вт дек 02, 2008 17:58
Язык(-и): исп/порт/рус

Сообщение Solitaria » Сб июн 23, 2012 14:03

Таааак... А еще мнения? Кто-нибудь чего-нибудь еще думает? Я пока только два голоса слышу, и пока не знаю, будут ли их обладатели участвовать в семинаре :?:
Dios dijo hermanos, pero no primos
Мыши плакали, кололись, но продолжали жрать кактус...
Аватара пользователя
Solitaria
Hada Cinemaniática
 
Сообщения: 2842
Зарегистрирован: Ср окт 26, 2005 20:24
Откуда: Москва

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Wladimir » Сб июн 23, 2012 15:22

Teniendo en cuenta que estamos al Euro-2012, "Penalti" vendría muy al caso.
:-)
"Не ослепляйся своим знанием... И совет держать позором не считай, советуйся с мудрыми старцами и искренними друзьями".
"Кабус-намэ".
Аватара пользователя
Wladimir
Любитель
 
Сообщения: 4832
Зарегистрирован: Пт дек 09, 2005 12:28
Язык(-и): esp-rus

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Di-Metra » Сб июн 23, 2012 21:33

Wladimir писал(а):Teniendo en cuenta que estamos al Euro-2012, "Penalti" vendría muy al caso.
:-)

Си-си!
Over the hills and far away...
Аватара пользователя
Di-Metra

 
Сообщения: 5599
Зарегистрирован: Ср июн 22, 2005 09:38
Откуда: London, Chiswick
Язык(-и): Англ./румынск./молд.-русский

Сообщение Solitaria » Сб июн 23, 2012 22:07

Таки сколько участников намечается? Di-Metra, Вы уже в строю? :grin:
И на сколько частей пилим пенальти?
Dios dijo hermanos, pero no primos
Мыши плакали, кололись, но продолжали жрать кактус...
Аватара пользователя
Solitaria
Hada Cinemaniática
 
Сообщения: 2842
Зарегистрирован: Ср окт 26, 2005 20:24
Откуда: Москва

Re: Испанский семинар № 27 (¡Bienvenida Primavera!)

Сообщение Wladimir » Вс июн 24, 2012 14:22

Solitaria писал(а):Таки сколько участников намечается? Di-Metra, Вы уже в строю? :grin:
И на сколько частей пилим пенальти?

Я думаю так, чтобы можно каждую часть перевести за неделю. Затем обсуждаем несколько дней (сколько получится, не слишком затягивая) и переходим к следующей части.
"Не ослепляйся своим знанием... И совет держать позором не считай, советуйся с мудрыми старцами и искренними друзьями".
"Кабус-намэ".
Аватара пользователя
Wladimir
Любитель
 
Сообщения: 4832
Зарегистрирован: Пт дек 09, 2005 12:28
Язык(-и): esp-rus

Пред.След.


Словари русского языка

www.gramota.ru
Словарь Мультитран
Язык

Вернуться в Семинары

Кто сейчас на конференции

Сейчас этот форум просматривают: нет зарегистрированных пользователей и гости: 7